martes, 26 de junio de 2012

Alonso devora a todos

Fernando Alonso firmó en Valencia la carrera más espectacular de su vida. De repente, sin nadie esperarlo tras un sábado triste, el español reventó el gran premio valenciano con una exhibición de pilotaje, agresividad y fuerza. Tenaz como siempre, más ambicioso, un trueno. Una bestia. Salió undécimo y ganó la carrera con un golpe de genio. Voló el Ferrari y sus rivales se fueron derritiendo. Su 'show' le da la primera victoria de su historia en esta pista y le coloca líder del Mundial.El fogonazo de la salida lanzó al grupo hacia las estrecheces de las primeras curvas. Una manada embravecida, buscando todos su espacio sin rozarse. Bella estampa entre muros, sobre todo en ese segundo ángulo del trazado valenciano donde parece imposible que entre tanto coche. Gota a gota desfilaron en un arranque muy limpio, en el que Alonso escaló con rabia por el exterior. Ganó tres posiciones en pocos segundos, su primer aviso de lo que llegaba.
Desde ese momento el español puso un ritmo poderoso de remontada. Como un martillo pilón, golpe a golpe, se fue quitando de encima rivales. Atacó a Niko Hulkenberg hasta aburrirle, presionó a Kimi Raikkonen, al que adelantó en la primera parada del día... En 16 giros había progresado siete plazas, llevándose por delante la fama aburrida de esta de pista sin adelantamientos y despejando las dudas sobre su coche, tras el patinazo del sábado.
Lo de la clasificación quedó en un error de estrategia, por no utilizar mejores ruedas y menos gasolina para firmar un buen tiempo, porque el monoplaza rojo estaba fino. En la carrera, sólo el Red Bull de Sebastian Vettel firmó mejor ritmo, hasta que reventó. El bicampeón alemán llegó a tener casi 30 segundos de ventaja, pero el accidente de Vergné, arruinó su escapada. Agrupado el pelotón, su monoplaza reventó poco después. Quizá los numerosos cambios de su montura, bastante amenazante para el resto a priori, se abrasaron al bochorno valenciano.
Su KO fue el impulso final para que Alonso coronara una remontada histórica. Por entonces, tras haber superado tiempo atrás a Raikkonen en la pasada por los garajes, el podio ya era suyo. Se lo había levantado a Lewis Hamilton en el pit lane, cuando todos aprovecharon la presencia del coche de seguridad, para cumplir con el último relevo de calzado, ahora duro. Los mecánicos de McLaren firmaron un desastroso cambio de ruedas, casi cómico, mientras desde el territorio de Ferrari aceleraba como un loco el español, entonces tercero ya.
Su siguiente objetivo fue el jovencito Romain Grosjean, al que espantó de dos manotazos en cuanto abandonó la pista el Safety Car. Las gradas del circuito valenciano atronaron al ver a su piloto ya encima de Vettel, pelando por la victoria, algo único en los cinco años de gran premio por este puerto. Todo le salía bien esta vez al asturiano, la fortuna y su fe, la garra y las respuestas de su coche, para firmar una actuación espectacular.
La puntilla a la remontada llegó con el ahogo del coche de Vettel. Alonso era primero y pronto quedaría sin perseguidor cercano porque el Lotus de Grosjean también se gripó. Caían los enemigos del ferrarista, primero en la carrea, líder del Mundial, héroe para la hinchada española, en pie fascinada, con las terrazas vibrando. En 34 vueltas, había recuperado 11 posiciones.
En el tramo final, Alonso aguantó la distancia con Hamilton, al que presionaba Raikkonen. La maravillosa jornada para el de Ferrari acabó con el fiasco final de Hamilton, que se marchó sin puntos tras chocar con Maldonado. Día redondo para el español. Mejor imposible.
Fuente: http://www.elmundo.es/

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal