domingo, 10 de junio de 2012

El doble zarpazo de Hamilton

Era ilógico que un tipo como Lewis Hamilton no hubiera conquistado ya una carrera este año, en esta campaña sin dueño, con dominadores distintos cada domingo. En Canadá, donde abrió en 2007 su historial de victorias, se subió a la carroza. Ganó con poderío, sobrepasando a Fernando Alonso a seis vueltas del final. Las ruedas del español se vinieron abajo al intentar completar la ruta con una sola parada. La arriesgada apuesta de Ferrari, ambiciosa, salió mal.El primer fallo estratégico del año en el equipo italiano le costó el liderato del Mundial a su piloto líder. Finalizó quinto, casi en las lonas, y queda a dos puntos del nuevo jefe de la tabla, Hamilton, el hombre del día.
Se desperezó la carrera bajo el semáforo con prudencia, en una ordenada salida, de respeto. Tapó Alonso a Mark Webber para marcar territorio, y todos se deslizaron hacia las primeras curvas decididos, sin apenas espacios para los arañazos. El más bravo en el arranque fue Felipe Massa, un piloto en problemas. El cuestionado brasileño sabe que se está jugando su futuro no sólo en Ferrari sino también en la Fórmula 1, por lo que necesita ruido en la pista, foco. Lo consiguió ayer en el inicio, apretando con rabia a Nico Rosberg para colocarse quinto. Bufaba el Ferrari tras el Mercedes, presionaba con rabia.
Poca ganancia le esperaba, apenas una plaza, pero este chico requiere gestos para los demás y para él, para su propia autoestima. Logró que las cámaras se centraran en él, en vibrante persecución. A las tres vueltas, sobrepasó con potencia a Rosberg y se lanzó a por Mark Webber, que por entonces trataba de marcar de cerca a Alonso. Los fuegos de Massa duraron poco, su entusiasmo le llevó a perder el control y arruinar su presunta escalada. Demasiada presión en esa cabeza, demasiada ansiedad y urgencia.
Un Ferrari alegre
Perdido en el retrovisor su colega, Alonso se centró en no perder de vista a Hamilton y Sebastian Vettel. Circulaba con brío el Ferrari, en clara demostración del salto del coche de Maranello. En una pista incómoda, en teoría, siempre estuvo con el McLaren y el Red Bull. El redivivo monoplaza, afinado en la mecánica, quedó como el resto de favoritos expuesto al humor de los neumáticos, la clave de la temporada. El español aprovechó el alegre tono del F2012 para agarrarse al dúo delantero, a la distancia justa para intentar el zarpazo en la primera ronda de paradas. Entró primero el alemán, que pronto perdió ritmo al desfallecer las Pirelli blandas, y le siguió Hamilton, que le superó al volver a pista.
Quedó todavía en pista con el calzado viejo el asturiano, que sin enemigos en el horizonte firmó un par de giros a tope antes de pedir cita en los talleres. La rauda maniobra de sus mecánicos le permitió salir a la cabeza de la prueba. Devoró a sus dos rivales de una tacada, aunque apenas le duró el liderato unos metros. Con las ruedas frías, sin adherencia aún, non pudo parar la embestida del McLaren, ya en temperatura. Resistió al menos ante el Red Bull.
Calvario final para Alonso
El trío delantero se olvidó de las rencillas de la periferia, con la victoria en juego. Viajaron en orden hasta la segunda tanda de paradas, duelo al sol, con el triunfo esperando al más listo en la estrategia. Hamilton apostó por dejar el liderato y acudir a por neumáticos frescos. Pensó que le seguirían, pero no. Ferrari y Red Bull, confiados en la resistencia de sus gomas, decidieron que sus pilotos siguieran sobre el asfalto. Plan arriesgado en busca del triunfo. Erróneo. Desde ese momento, el domingo se convirtió en un calvario para el asturiano, primero sí, pero con el destino marcado.
Hamilton comenzó a recortar a grandes dentelladas la distancia, mientras Vettel improvisó a seis vueltas, en un volantazo decisivo. Cogió impulso el bicampeón para lanzarse también a por Alonso, que se derretía ya. A seis vueltas para el final, Hamilton saltó por encima de él. Y llegó el desfallecimiento de sus gomas. Golpe a golpe fue cayendo hasta la quinta plaza, superado incluso por Vettel, con un sabor amargo para cerrar el fin de semana.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal