domingo, 8 de enero de 2012

"He hecho trampas, echadme del Dakar"

En el mundo del deporte a veces hay casos de deportividad que hasta sorprenden. Es el caso de lo sucedido con Guilherme Spinelli que decidió abandonar el rally después de reconocer que había hecho trampas.
Todo ocurrió en la etapa entre Chilecito y Fiambalá. El brasileño sufrió un problema mecánico durante la especial y rompió el alternador de su Mitsubishi Lancer. Estuvo parado varios minutos hasta que aceptó la ayuda de un espectador argentino que fue a su casa y le dio uno de repuesto. Entre el piloto y el copiloto colocaron el nuevo y finalizaron la etapa.
Sin embargo, el brasileiro tuvo un ataque de remordimientos de conciencia y horas después se fue hacia la tienda de campaña de los comisarios junto con su navegador, Youssef Haddad. Con lágrimas en los ojos, admitió su ilegalidad.
"Sé que nadie me ha visto, pero he hecho esto. No podía aceptar terminar el Dakar habiendo hecho trampas. No habría podido dormir con esto. La honestidad es mi prioridad y mi única motivación", les indicó. Dicho esto, recogió sus cosas y se fue a coger un avión que lo devolviera a Brasil.
Por supuesto, los jueces deportivos no daban crédito a lo que estaban viendo. Cada día deben vigilar que no realicen actos ilícitos, revisan sus motores, marcan sus neumáticos y controlan todos sus pasos. "Un cuarto de hora después de que su jefe de equipo viniera a pedirnos reubicar a su piloto en la salida, Spinelli se ha presentado con una carta notificando su abandono por asistencia ilegal", explicó Josep Besoli, presidente del grupo de comisarios de coches.
Besoli admitió que nunca había vivido una situación similar. "Fue algo alucinante. Llevo muchísimo tiempo en los raids y es la primera vez en 36 años que veo algo así. Y ninguno de los otros comisarios recordaba nada igual. Sería fantástico si pudiéramos invitarlo el año que viene. Debería ser un ejemplo para el resto de competidores", reconoció.
Los miembros de su equipo, el Mitsubishi Brasil, mientras, recogían todo en Copiapó y, cariacontecidos, ya pensaban en el año que viene. "Fue su decisión y hay que aceptarlo. Sólo te puede ayudar la asistencia oficial con lo que era ilegal. Estamos sorprendidos por cómo reaccionó, pero lo entendemos", dijo su director técnico.
Spinelli disputaba su cuarto Dakar y se había marcado como reto acabar entre los cinco primeros. No en vano venía de ganar el rally dos Sertoes, prueba que ha vencido en cuatro ocasiones. El año pasado acabó como primer coche con gasolina que no fuera diesel. Fue noveno después de tener problemas también en Fiambalá. Entonces sí espero a la asistencia de otro participante, que es el único que le puede ayudar por reglamento a prestarle piezas.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal